Novedades!

Quiero enterarme del próximo taller de impro...




impro

Qué es impro ?

Desconectemos el intelecto negativo y demos la bienvenida al inconsciente como un amigo, nos conducirá a lugares nunca soñados y obtendremos resultados más originales que si buscamos la originalidad.
Keith Johnstone.

La improvisación teatral es considerada una técnica escénica de larga data, encontrando sus raíces en la Comedia del Arte, para luego ser sistematizada como técnica a partir de la experimentación de importantes maestros como Viola Spolin, Keith Johnstone, Robert Gravel e Yvon Leduc, entre otros.

 

En esta técnica, el improvisador desempeña simultáneamente un triple rol: es actor, director y dramaturgo, y se basa en tres reglas esenciales, como son la aceptación (el “Sí”), la adaptación, la escucha activa.

 

La improvisación enriquece tanto la formación del actor, como también a personas de otros ámbitos sin experiencia teatral.

 

Como todo lenguaje, hay que incorporarlo y comprender sus reglas (Sí, en impro hay reglas…). Inclusive, es un lenguaje nuevo para actores con vasta experiencia; en este sentido la práctica de la técnica de impro se convertirá también en un gran entrenamiento para actores, ampliando su espectro de posibilidades.

 

Son muchas las cosas a explorar dentro de la impro:

 

No filtrar todo a través del intelecto (la cabeza) sino dejar que el impulso interior se haga presente.

 

Entender las fuerzas que operan en nosotros.

 

Convertir el juego en un constante placer.

 

Trabajar para los demás, interesarnos por el progreso de los otros.

 

Sumarse a la imaginación del otro en vez de competir.

 

Permitir soltarnos, buscando romper nuestras propias defensas.

 

Vivenciar la sensación de vacío como un aliado.

 

Dejar de controlar el futuro para vivir el “aquí y ahora” nos convierte en espontáneos.

 


Desde la escuela de impro nos proponemos varios objetivos teatrales: representar historias improvisadas creadas en el momento (únicas e irrepetibles), transitar a la vez el múltiple rol de  “actor, director y dramaturgo”, y desarrollar herramientas y recursos para el comediante.

 

En conclusión, convertirnos en verdaderos creadores de historias.

 

Charly Arzulian

Enterate de los próximos talleres de impro